La 72 – Hogar Refugio

Ciudad de México, 27 de febrero de 2018 (ACNUR) – La Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Refugiados, Kelly Clements, concluyó el pasado lunes 26 de febrero una visita de trabajo a México, para evaluar la operación del ACNUR en el país y los patrones de desplazamiento en la región. Su recorrido continuará en el Norte de Centroamérica.

Durante su estancia en México, la Alta Comisionada Adjunta reconoció el gran esfuerzo que la sociedad civil realiza en favor de las personas que se ven forzadas a huir de sus países por situaciones de violencia y persecución. En la Ciudad de México, además de reunirse con representantes de otras agencias de Naciones Unidas y representantes de la sociedad civil, visitó el albergue Casa de Acogida y Formación para Mujeres Migrantes y Refugiadas (CAFEMIN), donde convivió con personas solicitantes de la condición de refugiado y refugiadas que compartieron con ella los motivos por los que huyeron de sus países, y relataron sus experiencias en México.

En Villahermosa, Tabasco, la señora Clements visitó el albergue Colibrí, del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), que atiende a niñas, niños y adolescentes no acompañados refugiados. Allí pudo constatar la importancia de fortalecer a nivel nacional los procedimientos para identificar dentro de los flujos migratorios, a niños, niñas y adolescentes con necesidades de protección internacional, y de asegurar que tengan acceso a cuidados alternativos que garanticen, entre otros derechos, su no detención. El albergue Colibrí es el primer espacio del sistema DIF en todo el país, diseñado para atender a niñas, niños y adolescentes refugiados que llegaron a México sin el  acompañamiento de familiares adultos. La funcionaria del ACNUR mencionó que espera que el modelo sea replicado en otros estados del país.

En Tenosique, Tabasco, la señora Clements visitó la estación migratoria donde se encuentran detenidas personas migrantes y con necesidades de protección internacional. La funcionaria lamentó que no existan los mecanismos para que las personas puedan solicitar protección como refugiadas al cruzar la frontera sin ser detenidas, y reconoció la necesidad de establecer alternativas para que las personas puedan buscar seguridad y protección internacional sin correr riesgos al entrar a México por cruces ciegos.

En la misma ciudad tabasqueña, visitó el albergue La 72, que ofrece techo, alimentación y acompañamiento integral a solicitantes de la condición de refugiado, refugiados, migrantes y personas LGBTI que son liberadas de la estación migratoria o que llegan directamente al lugar. Asimismo, en Palenque, Chiapas, visitó el albergue El Caminante J’tatic Samuel Ruiz, donde pudo apreciar las obras de ampliación que se realizan para poder recibir al creciente número de personas solicitantes de la condición de refugiado que llegan a esa localidad fronteriza. Su visita a México concluyó con un recorrido por el gimnasio comunitario de Tenosique, un proyecto apoyado por el ACNUR y administrado por el Municipio. El gimnasio ha fungido como un espacio de convivencia entre la población local y las personas refugiadas.

A lo largo de su visita, la señora Clements escuchó relatos de solicitantes de la condición de refugiado sobre la violencia y la falta de protección que les motivaron a salir de sus países de origen. Pudo apreciar que México se está convirtiendo en un país de destino para un creciente número de refugiados, y que este cambio en la dinámica migratoria del país ha generado retos significativos para la sociedad civil, para los organismos internacionales y para las autoridades, particularmente para la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR). Las personas solicitantes de la condición de refugiado y refugiadas le expresaron su frustración por la demora en la toma de decisiones sobre sus casos así como en la expedición de sus documentos.  Asimismo, varias personas entrevistadas manifestaron a la funcionaria que esta situación ha generado que individuos con necesidades de protección como refugiados no soliciten dicha protección en el país, y por lo tanto queden sujetos a la devolución y a múltiples riesgos en su estancia en el país.

Por otro lado, la Alta Comisionada Adjunta aplaudió la activa participación de México, junto con cinco países centroamericanos, en el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), un esfuerzo regional para enfrentar el desplazamiento forzado. La funcionaria refrendó el apoyo del ACNUR a la implementación de los compromisos asumidos por el Gobierno de México en el MIRPS, al tiempo que reconoció que “México tiene una política abierta en términos de protección, pero está claro que las personas refugiadas necesitan procedimientos más rápidos, y esto es algo que estamos trabajando arduamente para apoyar.”

Tras salir de México por la frontera terrestre de El Ceibo, la señora Clements continua su recorrido por la región en Guatemala y Honduras.